La maldición de tocar a cuatro manos

El futuro está cantado. Y no metafóricamente -que también-, sino al compás de un piano de cola tocado a cuatro manos, con el que ya otros (antes que nosotros) se atrevieron a soñar. Es lo mismo que ocurre con los goles en contra o con los boletos premiados de la Lotería de Navidad: no creemos en ellos, pero de vez en cuando se asoman por encima de la puerta y nos dan una lección. El futuro, como la derrota -o Hacienda-, siempre vuelve. Y, por si acaso quedan dudas, siempre estuvo ahí.

Por ejemplo, cuando el año pasado Alfred y Amaia interpretaron la canción City Of Stars en la tercera gala de Operación Triunfo 2017, el futuro ya se encontraba sobrevolando sus cabezas en círculos, como un ave de rapiña a punto de atacar. No en balde, tocar al alimón aquella pieza sería el punto de partida de su relación amorosa y, ahora que hay rumores de ruptura, también pudo significar una evidencia de que tarde o temprano llegaría el final. Sigue leyendo

Anuncios

Rodrigo Rato no escuchó a Pepito Grillo

En 1993, el Partido Popular se había preparado concienzudamente para ganar las elecciones generales (sin éxito, hay que decir). Después de algunos años a la sombra, su intención era romper con la hegemonía del Gobierno de Felipe González y el Partido Socialista; y, para ello, habían confeccionado, en el seno de Génova, un Manual del candidato en el que recogían una serie de consejos para que el aspirante a presidente, José María Aznar, lograse imponerse -de una vez por todas- a su invencible rival político. Es curioso, porque, tal y como cuenta el periodista Luis Carandell en su libro de anécdotas parlamentarias, “Se abre la sesión”, todo apunta a que el coordinador de ese texto habría sido Rodrigo Rato, por entonces portavoz parlamentario del Grupo Popular y mano derecha de Aznar.

Es evidente que, en 1993, no había nada que nos hiciese sospechar de Rodrigo Rato como delincuente. En esa época todavía mantenía su estatus de brillante promesa y desarrollaba actividades tan curiosas como la edición de un manual de consejos electorales para su partido. No obstante, si atendemos al pasado, quizá podamos vislumbrar un poco mejor su trayectoria (y, especialmente, su reciente desenlace). Sigue leyendo

Jan Peumans, un político ‘peliculero’ y defensor del ‘procés’ desde el Parlamento de Flandes

Al presidente del Parlamento de FlandesJan Peumans, le hubiera gustado ser director de cine. Así lo declaró en 2010, en una entrevista para el periódico de la Universidad Católica de Lovaina, cuando cumplía poco menos de un año en el cargo, al que accedió el 13 de julio de 2009. Antes había sido jefe adjunto del gabinete del ministro flamenco de Obras Públicas (1988-1991), alcalde de Riemst (1995-2006), líder del consejo provincial de Limburgo (1985-1987 y 1991-2004) y diputado del Parlamento Flamenco por la provincia de Limburgo (desde 2004); pero en su trayectoria nunca se cruzó la posibilidad de hacer películas. Sus padres consideraban que el cine era algo inmoral y por eso acudió a la universidad, donde cursó ciencias políticas y sociales. Allí, sus sueños cambiaron de rumbo, y fue donde nació su ambición política: en vez de director cinematográfico, ahora quería ser ministro. (Artículo completo en EL MUNDO)

Parecidos razonables

No hay dos parecidos iguales. En ningún lugar. Ni siquiera entre los miembros de una misma familia o entre los pasillos destartalados de un supermercado cualquiera, que es donde uno esperaría encontrarse -de forma repentina- con la versión barata de sí mismo. A veces, ni siquiera hay parecidos. Y suele coincidir con que las tiendas han cerrado y las peluquerías se han ido de vacaciones. Entonces, la cadena de montaje se detiene y hay que esperar a que aparezca una nueva moda en los escaparates, o un nuevo corte de pelo, para que el mundo vuelva a girar.

Ya lo decía el periodista Enric González: cuando uno quiere sentirse como en casa, lo que le hace falta es “un armario lleno de camisas, un cajón desbordante de pañuelos y una barbería disponible”. A menudo, solemos subestimar el papel de estos locales, pero forman parte –indiscutiblemente- de nuestra pequeña historia personal. Sigue leyendo

James Salter y el camino hacia la soledad

En esta vida hay que tener cuidado con la soledad. Pero, sobre todo, hay que tener cuidado con las ganas de estar solo. Podrían volverse en nuestra contra de repente: en cualquier momento, en cualquier lugar, y obligarnos a cambiar el rumbo. Sucede como con las autopistas de peaje: creemos que estamos dispuestos a pagar el precio; pero no. Nadie lo está. A nadie le interesa. Y, al final, tomar atajos siempre sale caro.

Contaba James Salter en sus memorias que, durante uno de los inviernos de su juventud, con trece o catorce años, había conocido a la hija de un oficial de marines con la que se divertía compartiendo trineo y descendiendo a toda velocidad por las calles nevadas y empinadas de Washington. Además del entretenimiento, le gustaba rodearle la cintura con los brazos y, mientras bajaban por las colinas y se chocaban contra los terraplenes, subir las manos como si nada y tocar lo que -para entonces- le estaba prohibido. Como a ella tampoco parecía importarle, Salter le preguntó a su primo si creía que tenía posibilidades de seducirla; y, ante la rotunda afirmación, comenzó a urdir un plan que le permitiría vivir una de sus primeras experiencias amorosas. Su estrategia era sencilla: quedar a solas en la casa de sus tíos con la hija del oficial e intentar conquistarla; pero, como habíamos dicho al principio, forzar la intimidad suele jugar malas pasadas, y las cosas no siempre terminan como uno las había imaginado. En su caso, «pese a los planes que hicimos, no funcionó. Tomamos chocolate en la cocina, pero cuando se enteró de que no había nadie más en la casa, con repentina cautela, huyó». Dejándole con cara de tonto, y enseñándole que triunfar en el amor es mucho más complicado de lo que parece. Sigue leyendo

La raíz de la actualidad: Libertad de expresión (AUDIO)

(Texto original publicado en OnCEULab)

Hoy en día, hay quien cree que la libertad de expresión está pasando por su peor momento; también hay quien afirma que, con la irrupción de las redes sociales e internet, vivimos en una época en la que la libertad -en general- no conoce límites. Sin entrar a valorar ambas posturas, lo único seguro es que el debate está servido, y que se ha visto afectado por los casos más recientes de censura y poscensura; especialmente por el secuestro judicial de Fariña, el libro de Nacho Carretero en el que se analizaba la situación del narcotráfico en Galicia y se criticaba las relaciones que mantenían los poderes públicos con el delito.

Precisamente, con el fin de interpretar el estado de la libertad de expresión en nuestros días, hemos realizado este tercer programa de “La raíz de la actualidad“, en el que examinamos detalladamente este derecho fundamental y lo abordamos desde sus diferentes perspectivas. Para ello, hemos entrevistado al periodista y escritor Juan Soto Ivars, autor del ensayo Arden las redes y experto en poscensura y condena digital; también hemos charlado con Leopoldo Abad, profesor titular de Derecho Constitucional en la Universidad CEU San Pablo de Madrid; y le hemos preguntado a libreros y periodistas sobre cómo se está viviendo el asunto en sus respectivas profesiones. Además, tenemos textos de George Orwell Aldous Huxley, porque parece que, como las cosas sigan así, acabaremos viviendo en un mundo parecido al que describían ellos en sus novelas distópicas. Sea como sea, nosotros te hacemos reflexionar y nos preguntamos: ¿Se encuentra amenazada la libertad de expresión en nuestros días? Sigue leyendo

La raíz de la actualidad: Síndrome de Peter Pan (AUDIO)

(Texto original publicado en OnCEULab)

¿Quién no conoce a Peter Pan? ¿A quién no le hubiera gustado perderse en el País de Nunca Jamás cuando era pequeño? Esta nueva entrega de “La raíz de la actualidad” pretende devolver las ganas de soñar e ilusionarse, como cuando teníamos 10 años, y ensalzar la infancia como una de las mejores etapas de nuestra vida; eso sí, recomendando tener cuidado con quedarse atrapado en ella de por vida. Para ello, entrevistamos a la escritora Silvia Herreros de Tejada, autora del ensayo “Todos crecen menos Peter” y de la novela “La mano izquierda de Peter Pan”, y conversamos con la psicóloga Xoana García, experta en metodología educativa y terapéutica infantil. Además, tenemos textos de J. M. Barrie Gloria Fuertes, los cuales nos ayudarán a despejar la siguiente duda: ¿Es malo seguir siendo un niño para siempre? Sigue leyendo