Hago público


Dime quiénes son tus ídolos y te diré quién eres. O tus enemigos, si prefieres; aunque hay ocasiones en las que diferenciarlos resulta imposible. A mí me ocurre, por ejemplo, con Pedro J. Ramírez. Con el Pedro J. de ahora, digo; ese armador que fue arponero, ese tuitero de entreguerras que agradece suscripciones en vez de ensañarse con el debate sobre el estado de la nación; ese director que ahora gasta menos papel, menos caracteres y menos cumplidos, pero que en otra época se encargó de “Crónica de la semana” para ABC, criticó legislaturas, presidentes y corrupciones; y jamás estuvo amordazado.

El Pedro J. de ahora, repito, no me gusta. Desde que Unidad Editorial -grupo al que pertenece El Mundo- lanzara la plataforma digital Orbyt en 2010, su discurso fue cambiando: se hizo más comercial, menos combativo; ahora que prepara su proyecto en El Español no tiene tiempo sino para una carta a la semana y muchos -pero que muchos- agradecimientos en Twitter. Y este modelo, siento reincidir, a mí no me atrae. O, por lo menos, hasta hace un par de días no me atraía.

Volviendo al tema de los ídolos, habría que decir que quien los comparte, comparte un poco de sí. De este modo, si un artículo habla de Larra -que a su vez admiraba a Quevedo-, voy a sentirme identificado; pero si un artículo está escrito como si lo hubiera escrito el propio Larra, o incluso el propio Quevedo, voy a acabar admirando a su autor por encima de cualquier prejuicio; y precisamente esto es lo que me ha ocurrido con Pedro J. Su última carta -del pasado 14 de marzo- era digna de los Sueños y Discursos quevedescos, o de los textos costumbristas de Larra; era una reminiscencia de “La noluntad nacional” de Unamuno, que el próximo 19 de marzo celebra su centenario, pero que tal y como nos hace ver el Arponero Ingenuo, sigue vigente en un país descorazonado y sin voluntad, al que solo le interesa la supervivencia (especialmente a la cúpula política) que en muchos casos ni siquiera garantiza el Estado. Y a la cabeza de todo esto está Mariano Rajoy, al que meses atrás bautizó como estafermo por su carácter autómata e influenciable (en palabras de Arturo Pérez-Reverte, “Rajoy parece una liebre paralizada en una carretera ante los faros de un automóvil”).

Mucho se ha hablado del Presidente del Gobierno y poco ha hablado él. Qué forma de desaprovechar la palabra desde el punto de vista político (la oposición, sin embargo, no para de explotarla) e incluso filosófico, pues se estará dando cuenta ahora -al final de la legislatura-, de que nada es innato y de que cumplir las promesas conlleva un esfuerzo. John Locke, filósofo inglés del siglo XVII, lo llamaba entendimiento. Pero Locke también es una de esas personas que me agradan y desagradan a partes iguales.

En lo que respecta a la educación era un utilitarista: veía inútil la enseñanza de las letras, especialmente de la poesía y el latín; era defensor de una enseñanza competitiva, que resultara provechosa de cara al futuro y la producción. Realmente era precursor del proyecto educativo actual, que alienta a la profesionalización del conocimiento y a la racionalización del individuo por encima de cualquier noción cultural; pero en su defensa huelga decir que también fue uno de los precursores del principio de separación de poderes.

Acertadas o no, Locke tenía claras sus ideas, lo que no parece tener el Gobierno: medidas contrarreloj de final de mandato, el decreto 3 + 2 universitario, pactos anticorrupción por pactar (y otros tantos…), y la agotadora tarea de desprestigiar al adversario político. Con todo esto es normal que no haya tiempo para más y Pedro J. solo pueda escribir una vez a la semana. Que siga así, infatigable, pero -por favor- que dé menos las gracias.

PD: Según Beckett, “Decir es inventar. Sea falso o cierto” (Molloy). Entones, ¿qué es callar?

John Locke (1632-1704)

 (Texto original publicado en El Arbitrista)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s