James Salter, y el camino hacia la soledad

En esta vida hay que tener cuidado con la soledad. Pero, sobre todo, hay que tener cuidado con las ganas de estar solo. Podrían volverse en nuestra contra de repente: en cualquier momento, en cualquier lugar, y obligarnos a cambiar el rumbo. Sucede como con las autopistas de peaje: creemos que estamos dispuestos a pagar el precio; pero no. Nadie lo está. A nadie le interesa. Y, al final, tomar atajos siempre sale caro.

Contaba James Salter en sus memorias que, durante uno de los inviernos de su juventud, con trece o catorce años, había conocido a la hija de un oficial de marines con la que se divertía compartiendo trineo y descendiendo a toda velocidad por las calles nevadas y empinadas de Washington. Además del entretenimiento, le gustaba rodearle la cintura con los brazos y, mientras bajaban por las colinas y se chocaban contra los terraplenes, subir las manos como si nada y tocar lo que -para entonces- le estaba prohibido. Como a ella tampoco parecía importarle, Salter le preguntó a su primo si creía que tenía posibilidades de seducirla; y, ante la rotunda afirmación, comenzó a urdir un plan que le permitiría vivir una de sus primeras experiencias amorosas. Su estrategia era sencilla: quedar a solas en la casa de sus tíos con la hija del oficial e intentar conquistarla; pero, como habíamos dicho al principio, forzar la intimidad suele jugar malas pasadas, y las cosas no siempre terminan como uno las había imaginado. En su caso, «pese a los planes que hicimos, no funcionó. Tomamos chocolate en la cocina, pero cuando se enteró de que no había nadie más en la casa, con repentina cautela, huyó». Dejándole con cara de tonto, y enseñándole que triunfar en el amor es mucho más complicado de lo que parece. Sigue leyendo

Anuncios

La raíz de la actualidad: Libertad de expresión (AUDIO)

(Texto original publicado en OnCEULab)

Hoy en día, hay quien cree que la libertad de expresión está pasando por su peor momento; también hay quien afirma que, con la irrupción de las redes sociales e internet, vivimos en una época en la que la libertad -en general- no conoce límites. Sin entrar a valorar ambas posturas, lo único seguro es que el debate está servido, y que se ha visto afectado por los casos más recientes de censura y poscensura; especialmente por el secuestro judicial de Fariña, el libro de Nacho Carretero en el que se analizaba la situación del narcotráfico en Galicia y se criticaba las relaciones que mantenían los poderes públicos con el delito.

Precisamente, con el fin de interpretar el estado de la libertad de expresión en nuestros días, hemos realizado este tercer programa de “La raíz de la actualidad“, en el que examinamos detalladamente este derecho fundamental y lo abordamos desde sus diferentes perspectivas. Para ello, hemos entrevistado al periodista y escritor Juan Soto Ivars, autor del ensayo Arden las redes y experto en poscensura y condena digital; también hemos charlado con Leopoldo Abad, profesor titular de Derecho Constitucional en la Universidad CEU San Pablo de Madrid; y le hemos preguntado a libreros y periodistas sobre cómo se está viviendo el asunto en sus respectivas profesiones. Además, tenemos textos de George Orwell Aldous Huxley, porque parece que, como las cosas sigan así, acabaremos viviendo en un mundo parecido al que describían ellos en sus novelas distópicas. Sea como sea, nosotros te hacemos reflexionar y nos preguntamos: ¿Se encuentra amenazada la libertad de expresión en nuestros días? Sigue leyendo