Catálogo de regalos para niños que se portan mal

A veces me pregunto quién les traerá regalos a los niños que se portan mal. En Navidad, en Reyes, en cumpleaños… A esos otros niños más mayores que se gradúan, que se casan, que se jubilan; que pasan por la vida haciendo ruido y molestando, y de los que uno se despide escondiendo una lima dentro del pastel. Niños malos, chicos listos; jóvenes promesas de la delincuencia que aprendieron a buscarse la vida desde muy temprano, deslumbrados por el glamour de la mafia y el atractivo de las bandas. Muchachos como Henry Hill, que con trece años entró a formar parte del clan de los Lucchese; o el rapero Snoop Dogg, que vendía drogas en el instituto y actuaba como un pandillero antes de cumplir, siquiera, la mayoría de edad.

A ser gánster se empieza pronto y, normalmente, se termina de forma prematura. No hay tiempo para pedir permiso antes de acabar entre rejas, en el maletero de un coche o como testigo protegido. Es el precio a pagar por hacer lo que te dé la gana, por ser alguien y estar respaldado. A fin de cuentas, hay regalos que uno desmerece si lo único que hace es portarse bien. Sigue leyendo

Anuncios