Bieito Rubido, director de ABC: “Para llegar a ser un gran periodista, hay que ser también un gran lector”


(Entrevista original publicada en formato radiofónico el 15/12/2017 en OnCEULab)

Bieito Rubido Ramonde (La Coruña, 1957) es, ante todo, periodista. Gallego de nacimiento, sus inicios le sitúan en pequeños diarios locales de Madrid y Ferrol. También estuvo detrás de los micrófonos de la radio regional gallega, donde fue editor de contenidos, y en los platós de Antena 3 Galicia. Vinculado desde siempre al periodismo de provincias, fue allí donde dirigió por primera vez un medio de comunicación. Más tarde, en 2009, sería nombrado director editorial de medios regionales del grupo Vocento y, desde 2010, es director del Diario ABC. Además, es colaborador habitual en las tertulias de la Cadena COPE y en ‘Los Desayunos de Televisión Española’, y docente en la Universidad CEU San Pablo, donde imparte la asignatura de Comunicación Política.

PREGUNTA: ¿Qué recuerdos guarda de su primera etapa radiofónica?

RESPUESTA: Son de los mejores recuerdos de mi vida. No fue cualquier tiempo: estuve doce años al frente de la organización de la radio en Galicia, en Antena 3; y, además, coincidió con que no sólo era responsable allí, sino que participaba en uno de los programas de mayor éxito nacional: Hora Cero, dirigido por José Luis Balbín y que mereció el Premio Ondas en el año 1992 gracias a sus tertulias y a sus análisis. Por si fuera poco, en aquella época fuimos líderes absolutos en el Estudio General de Medios (EGM) durante dos oleadas. Le ganamos a la propia Cadena SER con la mitad de sus frecuencias, lo cual tuvo muchísimo mérito. Sin duda, fue una de las etapas más bonitas de mi vida profesional.

P: ¿Cuándo comienza su vinculación con la prensa escrita?

R: Con la prensa escrita he estado vinculado siempre. De hecho, mi vocación inicial siempre fue la prensa escrita. Empecé trabajando en el Diario Informaciones de Madrid y después trabajé en un periódico local que se llamaba Ferrol Diario. Más tarde llegué al Ideal Gallego de La Coruña y a La Voz de Galicia. Estando allí, en La Voz, fue donde asumí la responsabilidad de dirigir la cadena regional gallega, que eran once emisoras de radio, pero no dejé de simultanearlo con la prensa. Es decir, nunca la he abandonado.

P: A día de hoy sigue complementando actividades. En su caso, podemos verle y escucharle en algunas de las tertulias más importantes de nuestro país. ¿Qué cree que debe aportar un contertulio a la opinión pública, y cuál es el papel que tienen estos espacios en la actualidad?

R: Hoy por hoy, las tertulias están siendo muy criticadas; dentro, incluso, del propio periodismo. Lo que son, en realidad, es un foro de debate donde todo depende de la configuración del grupo que se pone a debatir. Lo normal es que haya entre cuatro o cinco personas, y que no todas tengan el mismo enfoque.

Hay dos aspectos importantes: el primero es que tienen un gran peso en la conformación de la opinión pública, sin ningún género de dudas. Dentro de esta afirmación, hay quienes son más sectarios, quienes pretenden orientar a todos sus tertulianos hacia una sola dirección, y hay quienes confrontan ideas. Yo creo que el buen tertuliano lo que tiene que hacer es demostrar que conoce bien la información y el asunto sobre el que habla; y no ocurre nada si, en una determinada ocasión, dices: “oye, sobre esto no sé nada”. No se puede ser un ‘todólogo’. Ese es el riesgo que se corre.

Por otro lado, hay que saber diferenciar entre el tertuliano que tiene datos y el tertuliano que no tiene datos. Es decir, si tú quieres analizar, por ejemplo, todo el debate sobre el Estado del Bienestar: o tienes datos de lo que representan las pensiones, la sanidad, etc., y los aportas y los confrontas con otros o no tienes nada que hacer. Es muy frecuente el tertuliano que tiene una posición ideológica y que, pase lo que pase, él va a ir siempre contra el gobierno, o va a ir siempre a favor del gobierno… Creo que el gran elemento diferenciador de un buen tertuliano, frente a un mal tertuliano, es que éste va a tener siempre información, datos.

P: Como director del Diario ABC, ¿cuál es el papel que, según usted, juega su periódico en el contexto mediático?

R: A nosotros nos define lo que defendemos. Al Diario ABC lo definen sus valores, que son: la libertad, la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, la libertad de opinión, la libertad de movimientos, la economía de libre mercado… Creemos que la libertad es el territorio más fecundo del ser humano, y el segundo valor más importante después de la vida; pero esa misma libertad es la que, a su vez, también nos hace respetar las ideas ajenas, aunque nosotros podamos tener una posición totalmente distinta.

También defendemos la unidad de España, el Estado de Derecho, la constitución, la monarquía, la familia, la cultura española, la lengua española. Todo eso es lo que define al Diario ABC: una serie de valores que -valga la redundancia- ponemos en valor todos los días a través de la visión que tenemos de la sociedad española y del mundo en general.

P: Pedro García Cuartango, en su etapa como director de El Mundo (ahora columnista de ABC), citó a Mark Twain en uno de sus textos: “Ser director de periódico es una desgracia que a cualquier persona le puede llegar a suceder”. Para Bieito Rubido, ¿es una desgracia o una fortuna?

R: No hombre, para mí ha sido una fortuna. A Mark Twain, como a mucha otra gente, le gustaba epatar. Esas frases están muy bien para que queden en la historia, pero la realidad es que la inmensa mayoría de los periodistas quieren ser director de periódico. Ser director de periódico es como culminar una carrera.

P: ¿Y qué condiciones debe cumplir?

R: Básicamente, el director de un periódico tiene que tener una visión global de su propio periódico, y le ocurre un poco como al director de una orquesta: tiene que saber cómo suena el violín, cómo suena el trombón, cómo suena el violonchelo… Tienes que tener sensibilidad con la opinión, con la información, con todo. Por ejemplo, yo no creo que sea buen director de periódico aquel al que no le interesan los deportes. Un buen director de periódico, por el contrario, es un tipo al que le interesan mucho. Yo siempre me acerco a la sección, sobre todo los fines de semana, para charlar, para comentar cómo va un partido, etcétera.  Un director de periódico tiene que tener sensibilidad cultural, tiene que leer, saber sobre las novedades literarias, los estrenos… Un director de periódico tiene que tener opinión sobre la vida de su país y después, sobre todo, tienes que saber distinguir entre el bien y el mal. El bien y el mal moralmente, y el bien y el mal profesionalmente.

P: Hablando de Cuartango, al que nos referíamos hace unos instantes, ¿podríamos decir que el ‘columnismo’ es uno de los valores diferenciales del periodismo moderno?

 R: Sí. Y el Diario ABC tiene una larguísima tradición de columnistas. En la historia de España no ha habido ningún otro periódico que haya tenido tantos y tan buenos; y eso ha sido un rasgo que introdujo el fundador del periódico, Torcuato Luca de Tena. Desde Emilia Pardo Bazán, Azorín, Blasco Ibáñez… Todas las grandes firmas, como Camilo José Cela o el propio Vargas Llosa, han escrito en ABC.

Además, ABC tiene las dos velocidades de análisis: tiene el ensayo periodístico, que es la tercera página, y tiene la columna diaria, y ahí tenemos distintos perfiles de ‘opinadores’. Ahora mismo puede haber dos o tres columnistas que yo tenga localizados fuera de ABC que merezcan la pena, como Arcadi Espada o Manuel Jabois, pero los mejores ya están aquí: Ignacio Camacho, Luis Ventoso, Carrascal, Hermann Tertsch, Albiac, Juan Manuel de Prada, el propio Cuartango, que se acaba de incorporar, Ramón Pérez Maura, Edurne Uriarte, Isabel San Sebastián… Yo no veo que haya muchos más -y mejores- en otros medios.

P: Usted mismo escribe con cierta frecuencia en las páginas de opinión de ABC. ¿Cómo definiría su sección, ‘El Astrolabio’?

R: Lo que pretendo siempre es vincularme a la portada. El astrolabio es un instrumento muy antiguo que sirve para orientarse en el mar, en alta mar, en las noches estrelladas; para, a través del cielo, intentar buscar el rumbo. Esa es un poco la metáfora: intentar buscar el rumbo en un mundo tan proceloso como el actual, que yo creo que no es más proceloso que en otras épocas, pero en el que sí que hay mucha confusión. Entonces, yo lo que pretendo siempre es desarrollar una idea corta pero esencial del día a día y profundizar en ella. Y esa idea, como digo, casi siempre está relacionada con la portada.

P: Desde hace algunos años también es profesor de Comunicación Política en la Universidad CEU San Pablo. ¿Cómo afronta ese reto y cómo ve a los futuros periodistas?

R: La verdad es que dar clases es una experiencia también maravillosa. Es una experiencia como la radio, muy bonita y muy, muy positiva. A mis alumnos siempre les digo: “Mira, en este cuatrimestre, con que nos quedemos con dos o tres ideas claras, aparte de lo que marca el programa, ya habremos avanzado mucho”, y esas ideas son: en primer lugar, que hay que ser muy trabajador, porque vale muy poco ser talentoso si no se trabaja lo suficiente y, al final, uno es hijo de su esfuerzo. En segundo lugar, que hay que ser humildes en el periodismo. Eso de las vanaglorias y las estrellitas no vale porque, además, el periodismo es muy cruel y te devora rápidamente. Y, en tercer lugar, les enseño que para llegar a ser un gran periodista hay que ser un gran lector. Tú escribes como aquello que has leído, eres hijo de tus lecturas.

Leer, diría yo, es un acto casi egoísta, porque tus lecturas, aunque puedes compartirlas, son algo que te quedas tú; no es un gesto de solidaridad con nadie. Es muy egoísta, pero te van a dar vocabulario, te van a dar ritmo, te van a dar cultura, te van a dar mucha memoria y, además, van a aflorar en el momento menos esperado. Cuando estés trabajando en cualquier redacción podrá aflorar la lectura más inesperada que hayas ojeado.

También me parece muy importante trasladar a la gente joven que abandone los prejuicios. Me parece que estamos ante una de las generaciones más prejuiciosas de los últimos cien años y tiene mucho que ver con un consumo muy superficial de la información. Ven una cadena determinada y ya elaboran un prejuicio, leen Twitter y creen que todo es verdad… Hay poca elaboración en el pensamiento. Y luego, sobre todo, hay que insistir mucho en que el periodismo tiene que ser una profesión de buenas personas.

P: ¿Y cuál es la clave que le daría a esos alumnos suyos (y a todos los jóvenes periodistas) para que consigan acceder al complejo mercado laboral de los medios de comunicación?

R: Gran parte de esta respuesta está en la anterior. Yo creo que mi consejo, a quien se quiera dedicar al periodismo, es que tiene que ser curioso, tener inquietudes culturales, saber que nada de lo que ocurre le puede ser ajeno; que si vas por la calle y ves que alguien se cae, además de interesarte por él, ahí probablemente hasta puede haber una noticia. En fin, nada te puede ser ajeno. También hay que evitar prejuicios, tener amplitud de miras.

Muchas veces, nada es lo que parece y la información tiende a darse de manera interesada; por lo tanto, siempre hay que hacer un esfuerzo y una segunda lectura. Los poderes no siempre son los que se identifican, porque mucha gente piensa que los poderes son solamente los del gobierno; pero no.  El poder tiene muchos rostros, y hay poderes que aparecen incluso como contra-poderes, y hay que sospechar de ellos igual.

Como ya he dicho, a mí me parece que la lectura es, probablemente, el ejercicio fundamental, y se tiene que practicar a diario. El periodista tiene que ser como el buen deportista, que sale todos los días a correr: un día sin correr es como un día perdido; pues un día sin leer, también. Y, hombre, ya que lees, pues yo aconsejaría vivamente escribir también todos los días. Si tú escribes todos los días acabas teniendo mano, acabas teniendo agilidad.

DQ3-IH1XcAEmVAH

Cartel promocional de la entrevista con Bieito Rubido, diseñado por ‘La agencia’.

Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s