Aplausos


Si mis cálculos no fallan, y tienen ustedes a bien darles crédito, estos días habrán vuelto a la vida, aproximadamente, trescientos mil millones de hadas. No es un dato comparable a la dolorosa cifra de muertos e infectados que estamos acarreando por culpa del perverso coronavirus, lo sé, pero a mí me ayuda a descansar un poco mejor por las noches y a tenerle bastante menos miedo a la oscuridad. Al fin y al cabo, J. M. Barrie nos enseñó que así es como sobreviven estas increíbles criaturas: «Si creéis -les gritó él-, aplaudid: no dejéis que Campanilla se muera. Muchos aplaudieron. Algunos no. Unas cuantas bestezuelas soltaron bufidos. Los aplausos se interrumpieron de repente, como si incontables madres hubieran entrado corriendo en los cuartos de sus hijos para ver qué demonios estaba pasando, pero Campanilla ya estaba salvada (…). No se le pasó por la cabeza dar las gracias a los que creían, pero le habría gustado darles su merecido a los que habían bufado». Y estos días -¡gracias a Dios!- será por aplausos.

En el maravilloso universo de ‘Peter y Wendy’ (Penguin Clásicos, 2018), las hadas suelen nacer a partir de la primera carcajada de los niños y, desde entonces, se encargan de su protección. Ahora entiendo por qué el periodista y novelista tinerfeño Juan Cruz tenía tanta prisa por ver reír a su nieto. Lo deja claro en uno de los capítulos iniciales de ‘El niño descalzo’ (Alfaguara, 2015), donde escribe: «Ver reír. Quería ver reír. ¿Cuánto falta para que ría el niño? Pero yo sabía ya, supe desde muy pronto, que no era tan fácil reír, que no era tan fácil ver reír». A pesar de ello, de las dificultades sobrevenidas que tiene la existencia, uno siempre encuentra motivos para el optimismo y consigue a alguien que, pase lo que pase, lo vaya a cuidar eternamente. Sin duda, ahora mismo, las hadas llevan mascarilla, guantes y bata. Y les ha tocado trabajar a destajo en las UCIs y en el resto de plantas abarrotadas de cualquier hospital. Por ellas aplaudimos. Es más, son ellas quienes deben de tener, en estos momentos, toda nuestra vitalidad.

Mientras tanto, ahí seguimos nosotros, como la madre de Wendy, John y Michael, esperando el regreso de nuestros seres queridos con la ventana abierta de par en par. Porque, como se dice en una de las versiones cinematográfica de la historia, «lo que aquí se cuenta ya ha sucedido antes, y volverá a suceder». Lo importante es que en la vida real, precisamente, todos actuemos como niños y no dejemos de creer, sin importarnos el tamaño de los contratiempos. Porque, si no, ya se encargará la propia Campanilla de venir volando y de darnos personalmente una lección.

Y es que cuánto cuesta sonreír a veces, ¿verdad? Pero otras, en cambio, es nuestra principal obligación, aunque sea por ir calentando la musculatura e ir preparándonos para el futuro, para cuando podamos volver a juntarnos y tener, de nuevo, motivos para no dejar de reír. Entonces, las hadas saltarán de su escondite y cada niño encontrará la suya alrededor, pero, por ahora, debemos conformarnos con los aplausos y con no dejar cerrada nunca la puerta del balcón. Ahí residen nuestras esperanzas, nuestra juventud, nuestra alegría, que es lo que representaba Peter Pan -el eterno personaje de Barrie-, y eso sí que no lo podemos perder. Repito, si mis cálculos no fallan, estos días habrán vuelto a la vida, aproximadamente, trescientos mil millones de hadas. No las abandonemos. Ellas, con sus mascarillas, sus guantes y sus batas están haciendo todo lo posible para que a nosotros, hoy por hoy, no nos pase nada.

pp2rtnscreen7.png

Fotograma de una de las versiones cinematográficas de ‘Peter Pan’ (vía: Disney). 

2 comentarios en “Aplausos

  1. Pingback: Concurso de historias sobre nuestros héroes: primeros 30 finalistas - Zenda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s