Adopta una ciudad

Los años 1973 y 1994 trajeron a Santa de Cruz de Tenerife la Exposición Internacional de Escultura en la Calle (I y II Edición). La iniciativa, impulsada por el Colegio de Arquitectos de Canarias, propició la llegada de más de 36 obras escultóricas a los paseos de la capital; y nombres como Henry Moore, Joan Miró o Jaume Plensa se integraron para siempre en el patrimonio cultural de la isla.

Pese al éxito de la primera edición, algunos problemas administrativos y económicos impidieron la segunda muestra hasta 20 años después. Si llegados a este punto alguien se preguntara -pasados otros 20 años- por las posibilidades de una tercera edición, con mirar los presupuestos municipales y el estado en el que se encuentran la mayoría de las piezas se le quitarían las ganas. Lo que en otra época fue una fiesta ahora es pasto de los vándalos; donde antes se anunciaba “Exposición Internacional”, ahora (y desde 2009) se anuncia un programa llamado “Adopta una escultura”, por medio del cual las empresas privadas pueden apadrinar las obras para restaurarlas y conservarlas. Sigue leyendo

Anuncios

Una Biblioteca sin letras

¿Pueden imaginársela? Borges, por ejemplo, -y para quien desee tenerlo en cuenta- no lo consiguió. En uno de sus cuentos, “La biblioteca de Babel”, presentaba el universo como un conjunto infinito de libros escritos, a su vez, a partir de infinitas posibilidades combinatorias. Un lugar donde los resultados, por tanto, se mostraban ilimitados: sinsentidos y obras maestras aparecían con la misma frecuencia y las mismas oportunidades, pues bastaba con que un libro fuera posible, para que existiera. No obstante, en ese universo (que otros llaman Biblioteca) no había ningún libro que apareciera en blanco, no habían páginas ni renglones a los que le faltaran letras. El Orden, que procedía de un desorden periódico, era perfecto.

El autor argentino pretendía de este modo hablar alegóricamente de la suerte, del azar que rige el cosmos, la vida; no de bibliotecas tal y como las conocemos y disfrutamos. En este sentido, los archivos literarios (entendidos en todas sus variables) también cumplen un papel de gran importancia en el universo, y su protección -particularmente jurídica- es necesaria y urgente en aquellos de naturaleza pública. Sigue leyendo